Acerca de nosotros

Declaración de visión y misión

​Nuestra visión: Somos una iglesia en Avivamiento,  que agrada a Dios, se aman unos a otros y sirve a su comunidad.
Nuestra misión: Ir y hacer discípulos que:

Estudien y obedezcan la Biblia como la Palabra de Dios.

Practiquen y vivan en oración.

Hagan evangelismo en todo tiempo y lugar.

Tengan comunión unos con otros, se reúnan en grupos pequeños.

Vivan en santidad  delante de Dios y  los hombres.

Abunden en  amor de Dios, para con todos.

Nuestra historia

Todo comenzó sentado a la mesa de nuestra casa. En un momento donde consideramos muy seriamente no pastorear más porque el sufrimiento había sido profundo. Nuestra familia y algunos hermanos estábamos conversando en casa y  tuvimos un encuentro con el Espíritu Santo, el Señor nos convencía de algo, él quería una visión para la iglesia, una de Avivamiento, visión que nos trajo a este país y que fue diluyéndose poco a poco. Fue un momento especial y esclarecedor. También comenzamos a contar con el apoyo y refugio de nuestra iglesia Nueva Esperanza, muy especialmente de nuestros pastores Raúl y Ana chavelas, pastores amigos que siempre estuvieron ayudándonos y dándonos oportunidades en su ministerio, invitándonos en muchas ocasiones a predicar y enseñar la Palabra de Dios. Razones más que suficientes para establecer una iglesia hija (Nueva Esperanza) en Castle Rock, lugar donde viven casi todos nuestros hermanos y  que nunca salió de nuestro corazón. Nueva Esperanza Castle Rock es una iglesia en Avivamiento y nuestro lema es: Avivados para Avivar

Nuestros Valores

Valoramos la vida de oración individual y colectiva, teniendo cultos de oración semanal, ayunos, vigilias, grupos de intercesión y cada servicio lleno de ella.

Valoramos las buenas relaciones entre hermanos, donde combatiremos la murmuración y practicaremos el perdón rápido y constante, necesario para tener las mejores relaciones. Nuestro texto será: “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.” Mateo 18:15-17

Valoramos el crecimiento a través del evangelismo a personas no cristianas, no trataremos de ganar a otros cristianos que tengan una iglesia de buenas doctrinas, aceptaremos hermanos apartados o que ya no se congregan en sus iglesia y les ayudaremos, en lo que sea sea posible a que regresen a ellas.

Valoramos una mentalidad de Reino, el crecimiento de otra iglesia, es nuestro deseo, nos alegramos con su avance, porque es el avance del Reino de Dios. Los demás pastores y congregaciones son nuestros hermanos y su victoria es la nuestra.

Valoramos lo auténtico y genuino, la sinceridad será parte de nuestra esencia, no seremos reconocidos como la iglesia perfecta, pero sí por ser sincera.

Valoramos la humildad, todo lo que arcásemos, logremos y seamos se lo debemos a Dios, el merece toda la gloria.

Valoramos la presencia del Espíritu Santo, ese es nuestro sello, no puede faltar, su fluir es necesario en todo lo que hacemos y no haremos nada si asegúranos que se haga presente, no nos conformamos con saber que él está, queremos que se manifieste.

Valoramos la alabanza y adoración cristocéntrica  bajo el fluir del Espíritu Santo.

Valoramos la enseñanza y predicación basada en la Palabra de Dios, la Biblia es nuestra única regla de fe y conducta.

Valoramos el crecimiento individual de nuestros miembros a través del discipulado, el estudio de la palabra y el desarrollo ministerial.

Valoramos la familia como la base de la iglesia y la sociedad. El matrimonio núcleo que mantiene la salud de esta.

Valoramos la misiones, siendo una iglesia misionera, que hace misiones  en el lugar, ofrenda para sostener misioneros y ora por todos los obreros del a Señor.